sábado, 26 de noviembre de 2011

elefArTic

¿a qué cara apostamos?

temores...
limitaciones...
reacciones...
percepciones...
dudas...
 ..................................

Hace varios años que uso las tecnologías en educación,  con docentes en servicio y docentes en formación: 
al inicio se muestran muy entusiastas, sin embargo, el uso productivo se ve relegado por otras actividades o compromisos presenciales, donde el tiempo y los recorridos son predeterminados. En este sentido, parece que la dificultad está en la autogestión de los tiempos y de los procedimientos para el cumplimiento de las responsabilidades. Trato de estar  siempre presente y contemplar las dificultades, animarlos, pero aún así, la deserción se va dando en un número  importante de participantes. Hemos conversado con otros colegas sobre esta situación, pues, en teoría, todos estamos de acuerdo en que es necesario integrar las tecnologías, pues nuestro país hace años - antes de Ceibal - tiene su PCE (proyecto de conectividad educativa). Actualmente la presencia de computadoras en el aula ya no es una alternativa sino un recurso cotidiano, al menos en la intención del proyecto pedagógico. También estamos de acuerdo que las computadoras por sí solas no mejoran los aprendizajes. Y las buenas intenciones están presentes: "...hay que integrar las XO", "...el año que viene voy a hacer un curso de..."

Desde mi experiencia en cursos de nivel terciario, los alumnos han tenido muy poca frecuentación en el uso de tecnologías educativas, tanto en el aula de FD como en el aula de práctica, por lo que la producción en medios virtuales, solicitada en mi asignatura,  queda disociada del resto de su formación. ¿Qué estrategias emplear para transitar a acuerdos institucionales? Creo que esto es más viable en  instituciones con pocos profesores, donde la dirección lo promueva, pero en institutos donde los profesores de un  mismo grupo, muchas veces no nos conocemos, lo veo difícil. Si bien las Salas de coordinación por áreas ofrece un espacio para empezar.

De todas maneras, recuerdo el símil de Verónica, cuando dice "transformar los elefantes en conejos", y espero que este grupo de ArTicomunicadores sea uno de los salvadores de elefantes, para que, entre todos, logremos volverlos a su hábitat natural.

No hay comentarios:

Publicar un comentario